Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia de uso web. Si continúa navegando entendemos que acepta su uso. Más informaciónAcepto

Punto y banca

En los casinos norteamericanos este juego suele estar ligado a apostadores de alto nivel, pues las apuestas suelen subir hasta límites realmente impresionantes.

Muchos son los que no se atreven a jugar por miedo a no entender las reglas y a perder su dinero, pero en realidad es un juego de una gran sencillez que aporta grandes dosis de diversión desde la primera mano.

LO QUE DEBES SABER ANTES DE EMPEZAR

El Punto y Banca es un juego de cartas en el que los jugadores pueden apostar a favor de la banca como en contra de ella, ganará la jugada cuya puntuación sea 9 o esté más próxima a dicha cifra.

El 10 y las figuras, no tienen ningún valor numérico, el resto de las cartas conserva su valor nominal y el as, vale un punto.

El jugador que distribuye las cartas juega la mano de la banca; la mano del jugador corresponderá a aquél que haya realizado la apuesta más elevada; de no haber apuestas a favor de la mano del jugador, tendrá las cartas el crupier.

Se podrá practicar en mesas de 13 puestos, reducidas tipo “mini”, para un número de jugadores sentados igual o inferior a 7, y tipo “midi”, para un número de jugadores sentados igual o inferior a 9.

La distribución de las cartas corresponde a los jugadores siguiendo un orden contemplado en el Reglamento de Juego. En el caso que éstos renuncien a hacerlo será el crupier el que distribuya las cartas.

El casino de juego se constituye en banca y le corresponderá el cobro y pago de las apuestas. En el supuesto de resultar ganadora la mano de la banca, se efectuará una deducción del 5 por 100 de las apuestas ganadoras en beneficio del casino.

VARIEDAD MIDI

Opcionalmente, el juego del Punto y Banca también se podrá desarrollar de forma que en el supuesto de resultar ganadora la mano de la banca con una puntuación de 6, se efectuará una deducción del 50 por 100 de las apuestas ganadoras en beneficio del establecimiento.

Todas las demás combinaciones de manos bien sean para la banca, bien para el punto serán pagadas a la par.

Las apuestas sobre la igualdad no podrán ser superiores al 10 por 100 del máximo de la mesa.

COMIENZA EL JUEGO

Cada jugador recibe inicialmente dos cartas. El valor de la jugada depende de los puntos que se obtengan sumando el valor de las cartas, despreciando las decenas y sólo tiene valor, a efectos del juego, la cifra de unidades.

Ganará aquél cuya puntuación sea de 9 o esté más próxima a dicha cifra. En caso de igualdad o empate, las apuestas que juegan a punto o a banca pueden ser retiradas y se procede al pago de las apuestas realizadas sobre la igualdad o empate, en la proporción de 8 a 1.

Recibidas las dos primeras cartas por la mano del jugador y la mano de la banca, si la puntuación de alguna de éstas es 8 ó 9, el juego se da por finalizado, no pudiendo la otra mano solicitar una tercera carta.

Recuerde que...

No se admiten apuestas bajo palabra, careciendo éstas de todo valor.

El cliente es responsable de sus apuestas situadas sobre el tapete.

Los participantes pueden solicitar asesoramiento del Jefe de mesa en cualquier momento, incluso durante el desarrollo de las jugadas.